Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

Reflexión de hoy - Quiero matar a mi suegra

Hace mucho tiempo, una joven japonesa llamada Lili se caso y fue a vivir con su marido y su suegra. Después de algunos días, no se entendía con ella. Sus personalidades eran muy diferentes y Lili fue irritándose con los hábitos de la suegra, que frecuentemente la criticaba. Los meses pasaron y Lili y su suegra cada vez discutían y peleaban más.

De acuerdo con una antigua tradición japonesa, la nuera tiene que cuidar a la suegra y obedecerla en todo. Lili, no soportando mas vivir con la suegra decidió visitar a un Maestro budista, amigo de su padre, para que le ayudara a deshacerse des u suegra. Después de oírla, este tomo un montón de hierbas y le dijo: “estas hierbas lentamente irán envenenando a tu suegra, pero no deberás usarlas de una sola vez para librarte de ella, por que ello causaría sospechas. Cada dos días, pondrás un poco de estas hierbas en su comida.

Ahora, para tener la certeza de que cuando ella muera nadie sospechar ad ti, deberás tener mucho cuidado y actuar de manera muy amigable. No discutas con ella, mejor ayúdale a resolver sus problemas. Recuerda tienes que escucharme y seguir mis instrucciones”
Lili respondió: “Si Sr. Huang, haré todo lo que usted me indique”
Lili quedo muy contenta agradecida con el Sr. Huang y volvió muy apurada a su casa para comenzar el proyecto de asesinar a su suegra.

Pasaron las semanas y cada dos días, Lili servia una comida especialmente preparada para su suegra. Siempre recordaba lo que el Sr. Huang le había recomendado de evitar sospechas, y así controlo su temperamento, obedecía a su suegra y la trataba como si fuera su propia madre.

Después de seis meses, la situación en la casa estaba completamente cambiada Lili había controlado su temperamento y ya casi no aborrecía a su suegra.
En estos meses no había tenido ni una sola discusión con su suegra, y esta ahora parecía mucho más amable y más fácil de lidiar. Las actitudes del a suegra también habían cambiado y ambas pasaron a tratarse como madre e hija.

Un día Lili fue nuevamente en procura del Sr. Huang, para pedirle ayuda y le dijo: “Querido Sr. Huang, por favor ayúdeme a evitar que el veneno mate a mi suegra, ella se ha transformado en una mujer agradable y la amo como si fuera mi madre. No quiero que ella muera por causa del veneno que le di”.

El Sr. Huang. Sonrió y le dijo: “Lili, no tienes por que preocuparte. Tu suegra no ha cambiado, la que cambió fuiste tú. Las hierbas que te di, eran vitaminas para mejorar su salud. El veneno estaba en tu mente, en tu actitud, pero fue echado fuera y sustituido por el amor que pasaste a darle a ella” 

Este cuento, nos habla de la actitud. Cuando usted mi querido amigo(a) cambia de actitud hacia las demás personas, éstas, imperceptiblemente, cambiaran la suya hacia usted. Para pelear se necesitan dos, y si uno del los dos no responde a las críticas y ofensas, pues nada pasara y esa persona cambiara su actitud. Yo no puedo cambiar a las personas pero si puedo cambiar mi actitud hacia ellas, mi respuesta emocional, mis reacciones, eso si esta en mis manos y por lo tanto sujetas a cambio cuando yo así lo desee.
Conviértete en el promotor número uno del perdón incondicional y de la sincera reconciliación. Tu paz y felicidad dependen de tu amor.

Comentarios

Entradas populares