Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La reflexión de hoy - Nobleza

Cuanta nobleza le falta a este mundo, cuanta nobleza para entender que a pesar de las diferencias somos de la misma naturaleza.
Esa compleja especie a lo que llaman humanidad, hace falta nobleza para entender que hay diversas formas de ser y de pensar, que no hace falta ofender al que no nos parece igual, por qué precipitarse a juzgar al que no se encuadra en nuestros parámetros.
Grande es aquel que puede extender su mano al negro, al blanco, al norteño y al del sur. El que puede llevar al consenso, el que sabe cuándo callar y el que no necesita gritar. El que no necesita imponer su pensamiento, el que construye puentes sin que le importe quien los ha de usar, cuanta nobleza le falta a este mundo.

Pero que tristeza, que se gasten recursos en guerras y en absurdos dilemas, que siempre estén dispuestos a tirar piedras, que tristeza que el amor se vuelva obsesivo, posesivo y destructivo.
Es bueno recordar que Amor es más, hace falta amor para la humanidad, compasión, bondad, transparencia, sinceridad, cuanta nobleza le falta a este mundo…
Perdónenme  si no les ha gustado lo que han escuchado, pero la intensión no es esa. La intensión va más allá. Dios nos la recuerda con cada mañana, pero no lo queremos escuchar y cuánto daño nos hace saber que tiene la razón.
Cuánta razón tiene el canto del pájaro que da paz y entusiasmo, cuánta razón tiene la lluvia que hace crecer a los frutos. Cuánta razón tiene la naturaleza, eso es la grandeza y la nobleza de Dios.
Nobleza, paciencia, verdad, amor… tal vez nos falta mucho, pero si empezamos cada mañana con una mejor actitud, estaremos colaborando para que el  mundo tenga nobleza y  para que nuestro día sea mejor.

Aut: Eduardo N./Julio Valencia.

Gracias Julio Valencia por su aporte en contenido para la reflexión de hoy. g

Comentarios

Entradas populares