Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La reflexión de hoy - La estrella en la vida

Cuando el tiempo parece detenerse, cuando no logro conciliar el sueño, cuando lo tengo todo y no encuentro cómo acelerar el tiempo, cuando la música, la televisión, el periódico y la plática no tienen sentido para mí, me pregunto:  
  

¿Cómo logro hacer pasar el tiempo en tal forma que no lo vea pasar? ¿Cómo vivir sin vivir, hacer de mi existencia un vacío sin sentido? Cuando el mal humor, la desesperación y las ansias me reclaman que otra cosa podría hacer, estar en otro lugar que además no sé en cuál debería estar. Cuando los días son eternos, las horas inacabables y los minutos eternidades, descubro con temor que mi vida transcurre sin sentido, sin un por qué vivir y es ahora que comprendo que el infierno sí existe, vivir vacío sin saber para qué vivir, sin estrellas que alcanzar ni sueños que realizar.  
  
Y hago ahora un alto y me pregunto:  
  
¿Valdrá la pena vivir?  
  
Sin más, empieza mi interior a buscar, investigo conmigo mismo, me interrogo y lo más difícil me cuestiono, ¿habrá tenido algún sentido mi existir?  
  
Busco y busco, y parece finalmente que llego a algún lugar, y tan simple y difícil me pregunto:  
  
¿Tengo alguna causa por la cual vivir? 
  
¿Algún sueño que alcanzar? 
  
¿Por quién vivir?  
  
Y calladamente, suavemente empiezo a intuir que sí tengo un porqué vivir, y sé que cuando supere mi egolatría y me atreva a buscar al otro que me necesita, finalmente habré encontrado un porqué existir.  

Aut: Miguel Ángel Cornejo

Comentarios

Entradas populares