Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La reflexión de hoy - La mentira

No hay peor pesadilla para un hombre o una mujer que vivir enredado en una telaraña de mentiras.
La mentira exige del ser humano fingir una personalidad que no es la propia y las personas se exponen constantemente a ser descubiertas y que la capa exterior falsa que los cubre se resquebraje en cualquier momento.
La mentira es cobardía

El mentiroso(a) es cobarde pues no puede enfrentar las consecuencias que traerían a su vida el decir la verdad.
Desconfía de si mismo y de su capacidad y por eso inventa excusas y trabaja el doble elaborando mentiras que tarde o temprano saldrán al descubierto.
Las personas que mienten compulsivamente tienen un trastorno de personalidad serio que se conoce como seudología fantástica o sea crean un personaje con tal de ser admirados, amados, y aceptados por las personas con las que les interesa aparentar ser lo que no son.
La mentira solo tiene un propósito y este es el de engañar para evitar la pérdida de una relación, de un trabajo, de una amistad y no sentir la frustración.
La meta del mentiroso es esconderse detrás de la verdad para ser aceptado y tener credibilidad ante los demás.
La mentira demuestra baja auto estima
La persona que miente desea aparentar una falsa imagen ante los demás para conseguir lo que no puede obtener siendo quien realmente es.
Es una persona con baja auto estima quien no le gusta como es y por eso recurre a la mentira para mejorar su imagen ante los demás.
Estas personas generalmente carecen de recursos para enfrentarse a situaciones y le huyen a enfrentar situaciones incómodas que los frustran y los hacen sentirse mal.
Tanto los hombres como las mujeres mienten por diferentes razones. Entre las más comunes se encuentren el temor a perder el amor de su pareja, el prestigio en su trabajo, su dinero en un negocio, su auto estima ante sus amigos y un lugar en sociedad.

La mentira piadosa no existe

Se dice que existen las mentiras piadosas, lo cual no es cierto porque el que miente lo hace siempre para beneficiar su ego y no para contribuir con el beneficio de otras personas.
Cuando una mentira es descubierta produce rabia, dolor, desilusión y la pérdida de confianza de la persona a la cual se le mintió, sea la pareja o los padres, amigos o autoridades tales como los jefes del trabajo etc.
Cuando al mentiroso se le desenmascara se convierte en un desconocido para los demás y sufre el bochorno del rechazo y la antipatía.
Las personas que mienten son desconfiadas pues creen que todos los que circulan en su ámbito incluyendo sus cónyuges o novios son mentirosos también.
Solo basta una mentira para perder la confianza de los demás. Una sola mentira porque de ahí en adelante a la persona que se le mintió pondrá en duda todo lo que el mentiroso(a) le diga.

Comentarios

Entradas populares