Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La reflexión de hoy - las piedras

Un experto asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia.


Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:

¿Cuántas piedras piensan que caben en el frasco?. 
Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras grandes hasta que llenó el frasco.

Luego preguntó:  ¿Está lleno?
Todo el mundo lo miró y asintió. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla (piedras más chicas).

Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó.
Las piedras pequeñas penetraron por los espacios que dejan las piedras grandes.
El experto sonrió con ironía y repitió: ¿Está lleno?
Esta vez los oyentes dudaron: Tal vez no.

Bien !!! Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y  la gravilla.
¿Está lleno?  preguntó de nuevo.
No !!!  exclamaron los asistentes.
Bien dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que  comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba.

Bueno, ¿qué hemos demostrado? preguntó.
Un alumno respondió: Que no importa lo llena que esté tu  agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.
No !!!  concluyó el experto :
Lo que esta lección nos enseña, es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después.

¿Cuáles son las grandes piedras en tu vida ?
Tus hijos, la persona amada, tus amigos, tus sueños, tu salud .
Recuerda, ponerlas primero. El resto encontrará su lugar.      

Comentarios

Entradas populares