Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

Hace 102 años de la erupción más intensa

Foto: Dr. Ramón Espinasa Pereña, Subdirector
de Riesgos Volcánicos, Cenapred.
Se han cumplido 102 años de la erupción del “Volcán de Fuego de Colima”.  

Se tiene registro que el 20 de enero de 1913 dio inicio la erupción más intensa que produjo dicho volcán durante el siglo XX, al parecer sin causar muertes humanas. 

- A lo largo de 500 años el volcán ha tenido más de 40 explosiones desde 1576, de las cuales destacan las de 1585, 1606, 1622, 1690, 1818, 1890, 1903, la más violenta la de 1913, febrero de 1999, 6 de junio del 2005 a las 11.00 (hora local), se produjo una columna eruptiva que alcanzó 4 km sobre el volcán, arrojando cenizas de roca y piroclasticos y últimamente se ha clasificado en actividad creciente desde principios de enero del 2013, produciéndose una explosión estruendosa el día 29 de tal mes. Ambos eventos son los de mayor energía liberada después del evento del 13 de enero de 1913, que cerró el cuarto ciclo de actividad. Su ciclo eruptivo es de aproximadamente 100 años- Ayer se cumplieron 102 años, con un mes del hecho que para muchos quedo marcado y testimonios que han sido la fuente de información hoy en día.

Además, los pobladores cercanos al volcán más activo de México conocen las señales naturales y evitan exponerse, incluso ante epifenómenos, como por ejemplo los lahares. La gente de campo que recorre las barrancas del volcán tiene el oído aguzado para captar los lahares y avenidas súbitas o “crecientes” que suelen producirse durante la temporada de lluvias, y se alejan con suficiente anticipación de la corriente de agua, arena, piedras y palos. Sin embargo, asentarse en el cauce de arroyos y barrancas aledañas al Volcán de Fuego de Colima ha sido mortal, como ocurrió en el poblado de Atenquique el 16 de octubre de 1955, cuando perecieron sepultadas 23 personas en un lahar.


Calle de San Pedro (Imagen del Archivo General e Histórico Municipal “Juan S. Vizcaíno de Zapotlán el Grande, Jalisco en adelante AGHMZ).
Según dejó testimonio el jefe político de Zapotlán el Grande en 1913, en su relato: “El Volcán Colima hizo su primera erupción como a las 4:30 de la mañana y que consistió de pequeñas explosiones de pequeña magnitud. Pero a las 11:30 se escuchó un rumor subterráneo seguido de una detonación, levantándose en el espacio una hermosa nube de incalculable magnitud, y desde ese momento fue una serie de erupciones, continuadas casi sin interrupción, que bien podría decirse una sola, y a la 1:00 p. m. comenzó a caer una lluvia de arena que fue tomando grandes y alarmantes proporciones, pues a las 2:00 p. m. densas nubes habían invadido el horizonte y la lluvia de arena era tan fuerte que semejaba una tormenta de agua, produciendo las más tenebrosas tinieblas. Hasta las 8:30 p. m. se calmaron un poco los retumbos volcánicos y las descargas eléctricas, así como que se notó que la tormenta de arena disminuía. A las 10:00 p. m. calmó por completo el horizonte y dejándose ver la luna. La arena era jalosa de un espesor de 8 cm. promedio, que sepultó los pastos, los trigales, la alfalfa, legumbres y en general todas las siembras que empezaban a nacer y crecer. La ciudad semejaba los inmensos arenales de una playa de mar o desierto…” (1)

Actualmente el Observatorio Vulcanológico de la Universidad de Colima registra en promedio 1 explosión cada hora, en ocasiones hasta tres eventos en el mismo periodo de tiempo. Debido a estos eventos de tipo eruptivo, la cima del domo de lava se ha destruido parcialmente y ahora se ha formando un nuevo cráter de aproximadamente 140 metros de diámetro.

Según lo explicó a Grupo Imagen Multimedia el investigador y vulcanólogo Nick Varley, el nuevo cráter podría alcanzar los 300 metros de diámetro.

Fuentes:
https://raypadilla.wordpress.com/tag/erupcion-1913/

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/02/20/1009436

Castolo, Fernando G. (Comp.) 2012 Zapotlán, San José y el volcán de Colima (textos sobre la erupción del 20 de enero de 1913), Archivo General e Histórico Municipal “Juan S. Vizcaíno de Zapotlán el Grande, Jalisco”, Ciudad Guzmán.

Comentarios

Entradas populares