Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La Reflexión de hoy: La Red Social

Internet actúa como amplificador de todo lo que uno dice. Por regla general, no cuelgues nada que no te gustaría ver publicado en un periódico. Si quieres proteger a tu familia, comparte los detalles personales o las fotos de familia únicamente con buenos amigos y parientes.
Compartir en las redes sociales quejas o experiencias profesionales negativas sobre una conferencia o los ponentes, o incluso publicar los documentos o fotosde una reunión, puede dañar la percepción de la profesión, basada en la discreción y el respecto de la confidencialidad. Además, no deben mencionarsenombres de clientes sin su autorización expresa, y las fotografías tomadas durante un acontecimiento solo pueden compartirse con el consentimiento previo del cliente y, si ha lugar, de los colegas que aparezcan en ellas.
No compartas información personal de la que te puedas avergonzar ni el hecho de que no me gusta o "no sé nada" sobre un tema específico (por ejemplo, "contabilidad"), ya que podrías dar a otras personas una impresión equivocada de ti. Recuerda que el humor o la ironía no siempre se entienden en Internet, especialmente si los que lo leen no te conocen bien.
Ojo con compartir tu ubicación. Comprueba que has desactivado el servicio de envío automático de ubicación en las redes sociales que usas. Los mensajes automáticos de ausencia o vacaciones o publicar en las redes que uno se encuentra "trabajando en Bruselas" son una invitación a voz en grito para que los ladrones vayan a visitarte, sobre todo si es fácil encontrar tu dirección particular en Internet.
Ten en cuenta que los fragmentos musicales y de vídeo, la letra de canciones, los gráficos, textos, etc. están protegidos por los derechos de autor. Los edificios (incluyendo sus interiores) y las obras artísticas tales como cuadros, esculturas, objetos artesanales, obras arquitectónicas, ropa, etc. también tienen copyright. Respeta siempre los derechos de propiedad intelectual y solicita el permiso previo del propietario. En caso de duda, es preferible no utilizar el material.

Durante el trabajo

Evita el uso de las redes sociales mientras estés de servicio (en la cabina, en el hospital, tribunal...). Si sientes la necesidad de ponerte al día durante la jornada, aprovecha la pausa del mediodía o espera a que acabe la sesión.
Incluso las breves actualizaciones de estado durante la interpretación o los comentarios inocentes del tipo "uuf, esta reunión es dificilísima" o "todavía en cabina y estoy reventado" podrían redundar en perjuicio de tu reputación profesional. Al fin y al cabo, tienes la obligación de concentrarte en la reunión o conferencia de principio a fin. Además, el cliente podría darse cuenta de que has estado en las redes en horario de trabajo, lo cual podría interpretar como que estás faltando a tus obligaciones contractuales.
Tomado textualmente de fuente pública, para difusión en radio. 
Fuente: http://aiic.net/

Comentarios

Entradas populares