Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

reflexión de hoy: La joya única

Cruzando el desierto, un viajero inglés vio a un árabe muy pensativo,sentado al pie de una palmera. A poca distancia reposaban sus camellos, pesadamente cargados,por lo que el viajero comprendió que era un mercader que iba a vender sus joyas y valores a alguna ciudad vecina.

Como hacía tiempo no conversaba con nadie se acercó al pensativo mercader:"Buen amigo ¡salud!parecéis muy preocupado.¿Puedo ayudaros en algo?¡Hay! respondió el árabe con tristeza,"estoy muy afligido porque acabo de perder la mas preciosa de las joyas".

"¡Bah!" respondió el inglés, "la pérdida de una joya no debe ser gran cosa para vos que lleváis tesoros sobre vuestros camellos y os será fácil reponerla".
"¡¿Reponerla?!"exclamó el árabe."Bien se ve que no conocéis el valor de mi pérdida".
"¿Qué joya es, pues?".

"Era una joya", le respondió el mercader"como no volverá a hacerse otra.Estaba tallada en un pedazo de piedra de Vida y había sido hecha en el taller del tiempo.
Adornábala veinticuatro brillantes,alrededor de los cuales se agrupaban sesenta más pequeños.Ya veis que tengo razón al decir que joya igual no podrá reproducirse jamás.
"A fe mía"dijo el inglés"vuestra joya debía ser preciosa".Pero¿ no creéis que con mucho dinero pueda hacerse otra igual?

"La joya perdida respondió el árabe, volviendo a quedar pensativo,"ERA UN DÍA" y un día que se pierde no vuelve a encontrarse"

Comentarios

Entradas populares