Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

Reflexión de hoy: Narciso y el lago


Narciso, era un hermoso joven que todos los días iba a contemplar su propia belleza en un lago. Estaba tan fascinado consigo mismo que un día se cayó dentro del lago y se murío ahogado.

Cuando Narciso murió, vinieron las Oréidas (diosas del bosque) y vieron el lago transformardo, de un lago de agua dulce, a un cántaro de lágrimas saladas.
-¿Por qué lloras? - Preguntaron las Oréidas.
-Lloro por Narciso - Respondió el lago.
-Oh, no nos extraña que llores por Narciso - dijeron ellas - Al fin y al cabo, a pesar de que todas nosotras le perseguíamos siempre a través del bosque, vos eras el único que tenía la oportunidad de contemplar su belleza.
-Entonces, ¿Era bello Narciso? - Preguntó el lago.
-¿Quién sino tú podría saberlo? - Respondieron, sorprendidas, las oréidas - Después de todo, era sobre vuestra orilla donde él se inclinaba todos los días. 
El lago se quedó inmóvil unos instantes. Finalmente dijo: 
-Lloro por Narciso, pero no había notado que fuese bello. Lloro por Narciso, porque cada vez que él se recostaba sobre mi orilla yo podía ver en el fondo de sus ojos, mi propia belleza reflejada.''

Lo interesante es cómo percibes ésta historia y que puede ayudarte en tú vida. Todo tiene un sentido, pero a veces no es valorado, sólo valoramos lo que nos es útil tal vez, pero hasta dónde podemos apreciar, eso es lo que otros tal vez pueden pensar... 

Comentarios

Entradas populares