Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

Reflexión de hoy: Puertas de la vida

No salgas de la infancia apresuradamente.
Luego querrás recuperar esos años.

No entres a la adolescencia convencido de que dominarás al mundo.
La vida te llevará por caminos que todavía no sospechas.

No salgas de la adolescencia desperdiciando tu juventud.
La juventud pertenece a todos, pero no es de nadie, ni en nadie queda.

No entres en la madurez creyendo que has vencido todas las etapas y que el triunfo llegará mañana.
La felicidad, único triunfo, se encuentra en disfrutar todas las etapas de un camino, no al final de la ruta.

No recorras la madurez sin crear un tesoro del espíritu.
Los tesoros de la tierra no son herencia para tus hijos.

No salgas de la madurez convencido que has triunfado.
Tu triunfo lo me dirá el recuerdo que dejes.

No salgas de la madurez creyendo haber sido derrotado.
Algo habrás dejado por pequeño que sea.

No entres a la vejez creyendo que el destino te ha sido adverso.
Has sido tú quien lo ha elaborado.

No salgas de la vejez sin entregar tus consejos.
Otros infantes, otros adolescentes, otros maduros y otros mayores te han mirado y querrán imitarte.

Comentarios

Entradas populares