Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

Reflexión de hoy: ¿Me devuelves mis manitas?

Una familia se había comprado un auto nuevo, cero 
millas tapizado de fina piel, el color precioso...todo era 
muy bonito por dentro y por fuera.  El padre amaba ese 
auto, su esfuerzo de muchos años de trabajo y ahorro 
estaban ahí.

Ellos tenían un pequeño hijo de tan solo 4 años. Un 
día pasaron por una gasolinera, bajaron los señores y el 
niño se quedó dentro del auto.
El pequeño encontró un marcador y como es de 
suponer empezó a rallar todo... el asiento, el interior de 
las puertas, el respaldo, etc.

Él estaba feliz haciendo dibujos en la tapicería del 
carro. Con gran entusiasmo y amor, ya que los niños 
hacen sus cosas en esta condición. Y feliz, él seguía 
pintando y pintando.

Al subirse los padres al carro y ver la atrocidad que 
había hecho su hijo, le empezaron a pegar en sus 
manitas hasta que se cansaron.   
El papá, a gritos le dijo: Ya sabes que los marcadores 
son únicamente para dibujar en papeles que nosotros 
te demos.

¡A ver si aprendes la lección..!!! Pegándole otra vez y 
sacando su furia, lo golpeaba con el llavero y las llaves 
del carro.

Al llegar a  su casa vieron que el niño estaba en mal 
estado y decidieron llevarlo al hospital.
Después de varias horas, sale el médico y con rostro 
adusto les dice: Las cosas se complicaron y tenemos 
que amputarle las manitas... Si no lo hacemos ahorita 
corremos el riesgo de una gangrena en los brazos.

¡No podían creer lo que estaban oyendo!... Les era 
imposible creer lo que el médico les había anunciado.
Cuando el niño salió de cuidados intensivos los 
médicos dijeron a sus papás que ya podían entrar a 
verlo.

Entra el padre a la habitación envuelto en lágrimas...el 
niño todavía medio dormido por la anestesia le dice:
¡Hola papi... ya aprendí la lección... no lo voy a hacer 
más papi...

 ¡Pero por favor devuélveme mis manitas!

Comentarios

Entradas populares