Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La Reflexión De Hoy: Afila tu hacha

Esta historia la escuché hace mucho tiempo: había dos leñadores cortando árboles en una montaña. Uno de ellos trabajaba incansablemente, talando árboles, su objetivo era claramente cortar  mucho mas árboles que el otro leñador, de hecho , a veces oía que el otro leñador paraba y el continuaba, pensaba que al final del día el sería el mejor.

Pero al final del día lo increíble es que no había cortado ni siquiera la mitad de los árboles que había cortado el otro leñador. ¿Pero cómo, si tu te detuviste muchas veces?. Era cierto,el segundo leñador, paraba continuamente para descansar unos minutos y se sentaba bajo la sombra de un  árbol.

El primer leñador no comprendía como él, trabajando sin parar durante toda la jornada, cortaba menos árboles que el otro leñador.  

La clave de esta historia es que el segundo leñador, mientras descansaba; ¡Afilaba su hacha!

   Esta imagen es muy importante, muchas veces se busca trabajar duramente pero no se obtienen buenos resultados. Es mejor detenerse por un instante y meditar en un buen método para lograr mejores objetivos en la vida,si es necesario prepararse, capacitarse, buscar nuevas herramientas, ¿hay que hacerlo!.

Así, al final del día, nos evitaremos un mal rato, un mal resultado, y por sobre todo nos evitaremos frustraciones innecesarias. Estas frustraciones muchas veces impelen a algunos a querer abandonar sus proyectos, que lo único que necesitan es detenerse por un momento y buscar una solución adecuada.

Por eso, en referencia al segundo leñador, debemos también nosotros afilar el hacha. Tener objetivos claros, bien definidos, y el resultado será exitoso y traerá gozo a tu vida. 

Blog EDUARDO CONTIGO

Comentarios

Entradas populares