Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La reflexión de hoy: Ahora que estoy vivo

 Ahora que estoy vivo

Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos

ahora que estoy  vivo y no una noche entera cuando yo muera.

Prefiero que estreches suavemente mi mano ahora que estoy vivo,
y no apoyes tu cuerpo sobre mí cuando yo muera.

Prefiero que hagas una sola llamada ahora que estoy vivo y no
emprendas un inesperado viaje cuando yo muera.

Prefiero que me regales una sola flor ahora que estoy vivo y no
me envíes un hermoso ramo cuando yo muera.

Prefiero que elevemos una corta oración ahora que estoy vivo
y no una misa cantada e interminable cuando yo muera.

Prefiero que me digas unas palabras de aliento ahora que estoy
vivo  y no un desgarrador poema cuando yo muera.

Prefiero escuchar un solo acorde de guitarra ahora que estoy
vivo, y no una conmovedora serenata cuando yo muera.

Prefiero que me dediques una leve plegaria ahora que estoy vivo
y no un poético epitafio sobre mi tumba cuando yo muera.

Prefiero que poses tu mano sobre mi hombro ahora
que estoy  vivo y no que solo esperes cargar mi ataúd sobre tu hombro cuando yo muera…

Prefiero apreciar contigo una flor que está naciendo ahora que estoy
vivo y no grandes coronas de flores que adornarán la tristeza cuando yo muera…

Prefiero disfrutar de los más mínimos detalles ahora que estoy
vivo y no de grandes manifestaciones cuando yo muera…

Anónimo 

Reflexiones : EDUARDO CONTIGO (FACEBOOK)

Comentarios

Entradas populares