Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La Reflexión de hoy: El pozo de las dificultades

 











Un hombre, se sentía atrapado, como si estuviera en un pozo profundo, los problemas, los momentos dificiles que pasaba así lo hacían sentir. Se había quedado sin empleo y las oportunidades eran menos para él a su edad. 

Decía que era como luchar por salir de un pozo pero entre más lo intentaba, más débiles se tornaban sus músculos. Se dijo así mismo: “No sé como salir de esta; quizá debiera sólo morir en vez de soportar estas miserables luchas y penalidades”.

Justo entonces, a la puerta tocaron: Una persona que vendía de puerta en puerta y que apesar del cansancio él no se detenía en ofrecer sus productos, inmediatamente pensó: “Así que hay alguien más como yo atrapado aquí también, pero no se rinden, no se van por la puerta falsa, lo siguen intentando”.

Inmediatamente se hizo de valor y con las últimas fuerzas que le quedaban, comenzó a arrastrarse poco a poco hasta salir del pozo, en el que se sentía. Buscó entre sus talentos, la herramienta; de buscar la oportunidad, recurrió a sus conocimientos, a lo que la vida le ha enseñado. Decidió empezar con un nuevo proyecto en su vida.  

Ese dolor o sentimiento que pensamos estar pasando… hay gente en peor condición que la nuestra. Déjeles ser; están allí por un tiempo y también para desafiarnos. Hoy pudiera ser la hora más oscura pero nuestro gozo vendrá en la mañana.

Siempre intentemos enfrentar nuestro peor temor porque nada viene fácil. Necesitamos sentirnos incómodos para llegar a nuestra zona de comodidad. ¡Pensemos en grande!

Si bien no siempre tendremos en nosotros mismos toda la capacidad para alcanzar lo que nos proponemos, lo cierto es que si no lo intentamos, de seguro que no lo haremos.

Intentemos animarnos… mirémonos en el espejo, golpeémonos el pecho y digámonos: “Puedo lograrlo y pasar la prueba del tiempo”.

BLOG EDUARDO CONTIGO

Comentarios

Entradas populares