Ir al contenido principal

Destacado

La reflexión de hoy: El segundo traje

  Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema. - “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida. El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme: - ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser? Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prend

La reflexión de hoy: No sabía quién era


Cuentan que hace mucho tiempo, un águila, sobrevolando un corral de gallinas, se le desprendió un huevo, tan buena fortuna que, al caer, el huevo no se rompió. Pasado un tiempo, un diminuto pico empezó a resquebrajar el huevo desde dentro: primero fue el pico, luego las garras, hasta que al final consiguió sacar todo el cuerpo.


La pequeña cría de águila se crió junto con los polluelos de las gallinas. Sin embargo los otros pollos se mofaban de él por ser diferente, llegando a picotearle con frecuencia.


Un buen día, un águila sobrevoló  el corral y vió cómo hasta los polluelos más pequeños se mofaban de la cría de águila.

Al verlo, el águila se paró y le preguntó al aguilucho:

-"¿Por qué te comportas como un pollo, si puede saberse?"

-El aguilucho le respondió: "soy un pollo".

-"No", le contestó tajante el águila. "Eres un águila. Y tienes un pico formidable, unas garras poderosas y la capacidad de volar como una de las mejores aves".

-"¡Vuela!", le ordenó el águila.

-"¿Cómo voy a hacerlo si no puedo sé?", contestó el aguilucho.

-"¡Te digo que vueles!", le respondió el águila cada vez más enfadada de ver la actitud del aguilucho.


Y así el aguilucho aleteó un poco sin prácticamente poder remontar el vuelo.

-"¿Ves?", le dijo el aguilucho, "no puedo volar".


Así que el águila cogió a la pequeña cría y lo llevó hasta la cima de una colina. Una vez allí, lo empujó al vacío y el aguilucho desesperado empezó a batir las alas tratando de volar, hasta que empezó a darse cuenta que podía hacerlo y además de forma excepcional.


Recuerda: La confianza no reside en lo que somos, sino en lo que creemos que somos.

Blog EDUARDO CONTIGO

Revista

Comentarios

Entradas populares